¿Cómo observar la mente?

Observar la mente no es otra cosa sino observar los pensamientos que van emergiendo en ella, constantemente aparecen sin cesar, dice la ciencia que tenemos entre 50 a 60 mil pensamientos por día, con lo cual es imposible intentar tan siquiera lidiar con ellos.

Estando en un estado de consciencia plena lógicamente podemos estar atentos a todo pensamiento, lamentablemente vivimos bastante “distraídos” por lo que la mayor parte del tiempo nos resulta imposible.

Estar atentos es prestar atención a ellos cuando van llegando y si tomáramos en cuenta que todos son ilusorios, tendríamos la capacidad de elegir con cual de esos pensamientos quedarnos y cuales dejar pasar, no identificarnos, no engancharnos .

La función de la mente es pensar, no se puede pedir otra cosa, pero lo que si podemos es observar esos pensamientos, mirarlos cuando van pasando en ese loquero mental que todos los seres humanos tenemos.

Cuando nos vienen pensamientos (egoicos) se producen emociones, estas inician la ansiedad, la ira, la angustia, el miedo, y con ellos aparecen el victimismo, las depresiones y son estas emociones las que desajustan todo nuestro ser.

La mente le pertenece al ego.

Cuando estamos identificados con lo que ocurre en nuestra mente, es el EGO, quien está a cargo de nosotros y es cuando vivimos en un estado de inconsciencia, lo que nos hace estar desconectados de nuestro yo esencial, de nuestro ser.

Por supuesto que no es fácil despertar a la consciencia y trascender ese EGO, sencillamente porque nos lleva mucho tiempo de ventaja, sin embargo, es una práctica que cada vez más personas lo están haciendo porque no podremos estar en este mundo sino logramos cambiar ese paradigma.

Decía Carl Jung “Mientras no hagas consciente tu inconsciente, este dirigirá tu vida y lo llamaras destino”

¿Como logramos hacer consciente el inconsciente? Con la atención plena, sabiendo como dije antes, que es una práctica diaria, constante. Krishnamurti en su libro La libertad primera y última utilizaba con frecuencia el término” darse cuenta”, Joe Dispenza en su libro “Deja de ser tu”, dice que cuando “nos pillamos”, es ese el momento en que le estamos prestando atención plena a nuestra consciencia y con ello apartamos al ego de nuestros actos, nuestras decisiones, entendiendo que no se trata de confrontarlo sino de entenderlo y comprender para que esta en nosotros.

No podemos, ojalá que si algún día, estar atentos todo el tiempo, pero el solo hecho de “pescar” esa acción en nuestra mente, aunque sea las veces que nos “damos cuenta” es cuando hacemos consciente nuestro inconsciente, y esto requiere práctica. Entrenamos nuestro cuerpo para tenerlo en forma, pero poca importancia le damos al entrenamiento de nuestra mente, que es quien en verdad gobierna nuestra vida.

El ego tiene armas potentísimas para hacer que no aflore nuestra consciencia real; la ignorancia, tristemente muchas personas aun están dormidas y desconocen su verdadera realidad existencial, el egoísmo que solo busca el  bienestar propio indistintamente si perjudico a otros, el apego a lo material, el ego quiere todo para si , es incapaz de compartir, y nuestra esencia natural de seres humanos es el amor, el ego no quiere dar a amor y si lo da, lo hace con condicionamientos destructivos y corrompidos, otra arma es el  miedo que todos los seres humanos  tienen,  miedo al cambio, a salir de su zona de confort, a observarse y conocerse, este es un cambio que muchos no desean hacerlo, simplemente porque las creencias condicionadas de tantos y tantos años que se volvieron adoctrinamientos, no nos permitieron vivir en consciencia plena de nuestro ser .

Ser conscientes de nuestra realidad existencial requiere de nuestra atención y practica porque el ego, el no yo, nuestra falsa identidad que es materialista y que vive en el pasado y en el futuro, es enemigo del presente que es donde reside nuestra consciencia real, y en esa consciencia el ego se desvanece.

Si resuenan estas palabras en vos, déjame tu comentario y así compartimos experiencias.

WGS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Menú