Creamos empresas
Conscientes

Para poder prosperar en el nuevo mercado laboral hemos de cuestionar las viejas creencias con las que fuimos condicionados, cambiando la mentalidad de patrones y dueños de toda la riqueza que produce nuestro negocio por la actitud más cercana que traerá absoluta y eterna prosperidad.
 
Ya nadie pone en duda que la sociedad está inmersa en un profundo cambio de paradigma. Somos una generación de transición entre dos eras: la industrial/analógica y la del conocimiento/digital. De ahí que para sobrevivir y prosperar no nos quede más remedio que reinventarnos, cuestionando las viejas creencias y consignas con las que fuimos condicionados. En caso de no hacerlo, pronto quedaremos obsoletos y nos quedaremos fuera del mercado laboral.

ERA INDUSTRIAL

MENTALIDAD DE EMPLEADO

  • Orientación al propio interés
  • El dinero como objetivo
  • Las instituciones se hacen cargo
  • Se busca seguridad y certidumbre
  • Carreras y titulaciones universitarias
  • Busqueda reactiva de trabajo
  • Currículum vitae y marca blanca

ERA DEL CONOCIMIENTO

ACTITUD DEL EMPREDEDOR

  • Orientación al bien común
  • El dinero como resultado
  • Cada uno se hace cargo de sí mismo
  • Se cosecha libertad e incertidumbre
  • Formación específica y autodidacta
  • Creación proactiva de la profesión
  • Talento y marca personal

El problema es que el sistema educativo industrial nos preparó para superar la prueba de la selectividad, pero no para desarrollar la autoestima, la confianza, la inteligencia, el talento y la creatividad. Y, por si fuera poco, a los 18 años, en plena adolescencia y completamente perdidos en el arte de vivir, nos hicieron elegir qué carrera estudiar. A su vez, nos creímos que cursar una licenciatura nos proporcionaría un empleo seguro y estable para toda la vida.

Así mismo, ya crecidos y adoctrinados bajo el sistema entendimos que trabajar duramente y acumular la mayor riqueza posible en bancos, propiedades, bonos etc., es lo que nos proporcionaría la anhelada paz y tranquilidad eterna hasta el ultimo día de nuestras vidas.

Cuanto más acumulemos más tranquilos llegaremos al fin.

Al no sentirnos valiosos por lo que verdaderamente somos, necesitamos avales externos que prueben nuestra valía como profesionales, emprendedores y empresarios ”exitosos”. En realidad, estas certificaciones son la máscara con la que intentamos deslumbrar a los demás, ocultando nuestras auténticas carencias.

¿Y qué hay de generar riquezas a nuestro alrededor para que de manera mucho más simple hacernos ricos también nosotros?

La nueva era y el nuevo paradigma de las empresas cuyos propietarios, presidentes, CEO o como quiera llamárseles entiendan que solo la acumulación de riqueza propia es el camino a transformar estas , no entienden que solo el sendero de la transformación de sus SERES HUMANOS, no sus recursos humanos y el nuevo comportamiento social entre estos generara recursos mucho más allá de lo que pensaban que lo harían

LOS ROBOTS YA ESTÁN AQUÍ

“Todo lo que pueda hacer una máquina lo acabará haciendo una máquina”
(Arthur C. Clarke)

Mientras, sigamos pensando en el bien tener y sigamos olvidando el bienestar, seremos testigos de la decadencia de nuestras empresas actuales, tal como las conocemos.

Así como currículum vitae ha muerto , ahora mismo, lo único que puede abrirnos puertas es nuestro talento. Y lo único que puede darnos seguridad es nuestra capacidad de aportar valor añadido de forma constante. Ya no sirve de mucho estudiar durante cuatro años una licenciatura en las típicas instituciones educativas arcaicas y obsoletas.

Se estima que en los próximos años más de la mitad de las profesiones industriales desaparecerán. Los seres humanos seremos reemplazados por máquinas y robots. Por más que lo intentemos, no podemos competir contra la automatización, la digitalización y la inteligencia artificial , todo esto hace que nos planteemos la nueva manera de crear nuevas empresas y renovar las que ya existen

CAMBIAR DE PARADIGMA

“No podemos resolver un problema desde el mismo nivel de comprensión en el que lo creamos”
(Albert Einstein)

La nueva era emergente está redefiniendo por completo la noción que tenemos del trabajo. Hemos de dejar de verlo como un simple medio para pagar facturas y comenzarlo a concebirlo como una vocación. No en vano, fuimos condicionados para orientar nuestra existencia al propio interés, pensando, en primer lugar, en nosotros mismos. De hecho, la principal razón por la que trabajamos es para ganar dinero. En muchos casos esa es la única motivación.

Sin embargo, en la actualidad hemos de cambiar de paradigma, orientando nuestra vida al bien común. Nuestro verdadero objetivo no ha de ser ganar dinero, sino crear riqueza, atender necesidades, resolver problemas y, en definitiva, contribuir a mejorar la vida de otras personas. Es entonces cuando el dinero viene como resultado.

Por todo ello, hemos de abandonar la mentalidad de empleador duro y acumulador de absolutamente todo lo que producimos en nuestra empresa para empezar a cultivar una actitud emprendedora de colaboración. Es decir, dejar de creer que si ganamos 100 necesitamos 1.000 y que nunca será suficiente, sino que podemos ganar 100 y podamos entender que compartir y desarrollar generará la continuidad de nuestra especie humana.

No somos la demanda, sino la oferta. Es esencial saber qué tenemos de valor para ofrecer, dándonos a conocer a través de nuestra marca personal a aquellas personas y empresas a las que podemos ayudar.

Esto no quiere decir que no podamos seguir ejerciendo el rol de jefes o directores o CEO, disciplinados y haciendo cumplir la disciplina. Lo que sí es fundamental es que cambiemos de actitud, tomando consciencia de que somos 100% co-creadores y corresponsables de nuestra realidad socio-económica y hacerlo de esta manera influimos de manera tan positiva que no solo seremos ricos, sino que generaremos riquezas para los demás.

"Solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan :
No formarlos y que se queden"

Henry Ford
"En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario"

George Orwell
"La grandeza de un líder no se mide por el tamaño de su ego, sino por la altura del propósito al que sirve."

Martin Luther King
"En el nuevo paradigma ya se habla acerca del Liderazgo consciente, que consiste en el arte de inspirar a la gente para que trabaje con entusiasmo y enfocado en la consecución de un propósito orientado al bien común de la sociedad"

"El sistema no puede combatir la corrupción porque es el propio sistema el que se ha corrompido"

Oliver Stone
"Quien aporta abundancia a otros seres forja su propia prosperidad"

Lao Tse
Previous slide
Next slide

Creamos, organizamos y transformamos empresas conscientes para hacer de estas una generación, ya que el éxito es el camino y no la meta.

Menú